Archivo | Abusos RSS feed for this section

Héroes y villanos del 2011

1 Ene

HEROES:

En 2011, cinco personas del centro de defensa No Kill fueron galardonados con el  Henry Bergh Premio al Liderazgo por su inquebrantable compromiso para acabar con la matanza sistemática de animales en los refugios.  Conozcalos aquí: https://thenokillnationenespanolblog.wordpress.com/2011/12/18/

VILLANOS:

Por otra parte, diez personas ganaron el premio Phyllis Wright, que yo doy a los que personifican todo lo que está mal con nuestro sistema de “refugio” animal roto  . Los beneficiarios fueron::

  1. Ingrid Newkirk de PETA por reconocer una generación de “derechos animales” a los activistas al aceptar el “derecho” (de personas como ella) para matar a los animales.
  2. Wayne Pacelle de HSUS por trabajar con las organizaciones pro-muerte en Texas para ayudar a coordinar la derrota de la legislación que hubiera tenido colaboración para salvar vidas  y el fin de la cruel matanza en la cámara de gas.
  3. Ed Sayres de la ASPCA por la lucha contra la legislación  de reforma al refugio, garantizando así la muerte de decenas de miles de animales que tienen un lugar para ir.
  4. Sam Parker, Sheriff del Condado de Chesterfield, SC de la supervisión de un refugio, donde los perros fueron acusados de haber sido utilizado para prácticas de tiro y los gatos fueron señalados de haber sido golpeados hasta la muerte contra las tuberías.
  5. AC Wharton, el alcalde de Memphis, TN de la supervisión de un refugio plagado de abandono y abuso, que cuenta con  apoyo de criminales y  de quienes tienen vínculos con las peleas de perros.
  6. Roseann Trezza grupos de la Asociación Protectora de Animales de Nueva Jerseypor traicionar a “Patrick”, el pit bull maltratado que capturó el corazón de una nación, al referirse a él como “una huella muy valiosa para la explotación comercial y de recaudación de fondos” y demandar a los que le querían para darle la vida y el amor que se merece.
  7. Amanecer Blackmar de Control de Animales del Condado de Harris Texas por supervisar el refugio que permite que los animales sufran y mueran, a pesar de las alternativas para salvar vidas, se mata cruelmente a los animales,  frente a otros animales, incluyendo a los cachorros delante de su madre.
  8. Patty Mercer de la Sociedad Protectora de Animales de Houston gracias a la supervisión de un refugio que mata a los animales sobre la base de criterios arbitrarios, “rescata” a los animales con fines de recaudación de fondos,  fuera de su jurisdicción sólo para poner algunos de ellos a la muerte o matar animales de la zona para hacer espacio, y por un inexcusable compromiso con la matanza en la cara de las alternativas para salvar sus vidas.
  9. Monica Hardy, en nombre de la Red de la legislación de Texas Protectora de Animales , de la cual se desempeña como Director Ejecutivo. THLN fue la fuerza principal detrás de la derrota de la Ley de la Esperanza en Texas, que hubiera requerido la colaboración, la transparencia, la equidad, y habría terminado con terribles sufrimientos.
  10. Bruce King, que supervisa el “refugio” en Detroit, MI . En 2011, un perro abusado llamado “Ace” fue rescatado por un buen samaritano que pensaba que estaba haciendo lo correcto al llamar al refugio local. A pesar de que Ace tenía un lugar para ir, con los grupos de rescate que se ofrecían para salvarlo, y a pesar de una orden judicial que prohibía a King y a su equipo  matar a Ace, el perro fue asesinado de todos modos.

 

Extraído de: The Best & Worst of Times, 2011 Edition,Nathan Winograd.
Anuncios

Gato que ayudó a un hombre a superar la heroína fue asesinado por la Arizona Humane Society.

30 Dic

Un gato que ayudó a un hombre de Phoenix a superar su adicción a la heroína fue sacrificado sólo unas horas después de que él lo llevó a la Arizona Humane Society  para el tratamiento de una laceracion.

Funcionarios de la Humane Society confirmaron que el martes, el gato de 9 meses de edad, llamado Scruffy, fue dejado no a causa de sus heridas, sino porque su dueño no pudo pagar por su cuidado inmediatamente.

El propietario de  Scruffy, Daniel Dockery, dijo que estaba devastado.  “Ahora tengo que pensar en cómo le fallé a ese animal hermoso,” Dockery, de 49 años, dijo. “Yo le fallé. … Eso es lo malo. No había ninguna razón para que ella no se tratara”.

Dockery dijo que entregó la propiedad de  Scruffy el 8 de diciembre después de que funcionarios de la clínica se negaran a tomar una tarjeta de crédito de su madre por teléfono o esperar 24 horas para el efectivo. Él afirma que el personal le dijo que  Scruffy se trataría sólo si firmaba por la propiedad.

La historia sobre la búsqueda de Dockery para Scruffy, el sábado en La República de Arizona llevo a un gran apoyo. En más de 150 correos electrónicos y llamadas telefónicas, los residentes ofrecieron ayuda financiera  a Dockery, nuevos gatitos y servicios gratuitos de veterinario.

“El tratamiento al señor Dockery  y su gato,  Scruffy, me dejo muy triste y me hizo enojar mucho por la falta de compasión que él recibió,” Andrea Peterssen escribió en un e-mail. “Este tipo de situación empaña la reputación de toda la gente buena que trabaja y los voluntarios (en la Sociedad Protectora de Animales).”

Los residentes también expresaron su indignación en la página de Facebook de la Sociedad Protectora de Animales , que fue inundado con mensajes de los donantes amenazando con quitar las donaciones y exigiendo que Dockery se reuniera con  Scruffy.

Una portavoz de la Sociedad Protectora de Animales, dijo el martes que la falta de recursos llevó a la suerte de  Scruffy. Ella dijo que los miembros del personal no querían hablar públicamente sobre el asunto hasta ahora porque no tenían forma de llegar a Dockery.

“La Sociedad Protectora de Animales llevó el gato con toda la intención de tratarlo y su puesta en cuidado de crianza”, dijo Stacy Pearson. “Nunca fue nuestra intención que el gato fuera sacrificado.”

Pearson dijo, que  Scruffy fue trasladado a una segunda oportunidad en la clínica de la Sociedad Protectora de Animales, junto con otros tres gatos, los médicos estaban disponibles para el tratamiento de sólo dos.

“Este realmente es el peor de los casos … y es uno al que  la Arizona Humane Society debe hacer frente todos los días”, dijo Pearson.

Dijo que si Dockery hubiera pagado por el tratamiento o la clínica hubiera aceptado la tarjeta de crédito por teléfono, Scruffy, no habría ido a la clínica de segunda oportunidad.

El viernes, la Sociedad Protectora de Animales dijo que revisará su política de tarjetas de crédito.

Eso fue poco consuelo para Dockery, quien reconoce que Scruffy le ayudó a mantener la sobriedad tras una vida de adicción a la heroína. Dockery, que tiene antecedentes penales extensos, dijo que cuido de Scruffy desde el nacimiento.

A pesar de su enojo, Dockery, anima a la gente de no quitar la financiación a la Sociedad Protectora de Animales.

“No quiero apartar a la gente de la Sociedad Protectora de Animales”, dijo. “Ellos hacen buenas obras.”

¿Quiénes son los irresponsables?

29 Dic

[Claudio Lísperguer] [Las autoridades suelen acusar a los ciudadanos de ser culpables de problemas imaginarios (como la sobrepoblación canina) y ofrecen soluciones derechamente criminales. ¿Qué entienden las municipalidades por tenencia responsable?]

El concepto tenencia responsable forma parte del mobiliario ideológico con el que las autoridades, y algunos incautos, pretenden solucionar problemas de nuestra relación con las mascotas que nadie sabe a ciencia cierta en qué consisten exactamente. Por lo general, las autoridades exigen que los dueños de mascotas asuman las responsabilidades que conlleva la tenencia o propiedad. Para el Servicio de Salud Metropolitano del Ambiente (SESMA) la tenencia responsable de mascotas es “el conjunto de obligaciones que adquiere una persona o familia cuando decide adoptar una mascota para asegurar el bienestar de los animales, de las personas y del entorno” y como el compromiso de satisfacer las necesidades básicas de la mascota en cuanto a su alimentación, espacio y entorno, limpieza y desinfección, cuidados sanitarios y cariño y respeto. Un dueño responsable, dice SESMA, no “abandona a su mascota [ni] permite que deambule libremente en la calle [ni] permite que se alimente de basura o desperdicios [ni] permite que se reproduzca descontroladamente”. Un dueño responsable “evita que su mascota pueda transformarse en un riesgo para la salud de la familia, vecinos, otros animales o el ambiente”.
Esta y otras definiciones circunscriben la responsabilidad del cuidado de las mascotas exclusivamente a sus dueños. Tal parece que las municipalidades, por ejemplo, por definición no podrían actuar nunca de manera irresponsable en cuanto al trato que dan las mascotas en espacios públicos. La razón es más bien de burocracia lingüística: como estrictamente las municipalidades no son dueñas de mascotas mal podrían maltratarlas. Pero es evidente que las autoridades también deberían respetar las reglas pertinentes de la tenencia responsable, especialmente las que guardan relación con el maltrato.
Pese a la majadera insistencia de las autoridades de que los dueños de mascotas las tratan de manera irresponsable, los casos más escandalosos e inhumanos en cuanto al trato dado a las mascotas en situación de calle, por ejemplo, son precisamente las autoridades. Son los alcaldes los que mandan a sus subordinados a sacrificar clandestinamente a los chuchos de la calle, procurándoles muertes indignas y arbitrarias y dejando sus cadáveres a la vista de todo el mundo –a veces incluso en la puerta de templos y escuelas- como una suerte de escarmiento y enfermiza demostración de poder (por ejemplo, recuérdese la matanza de San Joaquín, ordenada ilegalmente por su alcalde, Sergio Echeverría).
Justamente este alcalde, que en realidad debería estar siendo procesado por esa y otras matanzas ordenadas por él (se dice que ha seguido enviando a sus funcionarios a matar perros), se ha propuesto organizar charlas de tenencia responsable para los vecinos de su comuna en una iniciativa que es bastante ridícula. Este alcalde es el peor ejemplo de tenencia responsable. ¿No llama la atención que un alcalde que no tiene ni el más mínimo respeto por la vida animal, que manda matar clandestinamente a los perros de la calle y que expone sus cadáveres al público o comete impunemente sus matanzas a la vista de todo el mundo, crea que puede dar lecciones de tenencia responsable a la comunidad? ¿No es él que debería seguir esos cursos, preferentemente en la cárcel donde esperamos que termine?
Con estas iniciativas lo que se pretende es culpar a la comunidad de la presencia de perros en la calle, que las autoridades tienden a definir de mala fe como perros abandonados, pese a la ausencia de investigaciones y pese a las evidencias de que en realidad la mayoría de ellos son perros perdidos, que no necesitan que se los mate sino que se los ayude a rencontrarse con sus familias humanas. Las personas que abandonan a sus mascotas son una ínfima minoría y es evidente que se trata de personas que saben que actúan mal o cometen un delito. Que lo cometan de todos modos se debe fundamentalmente a la liviandad de las penas, a que los jueces no toman en serio este delito y a las dificultades de demostrar la propiedad de un perro en un país donde no existe ni la obligatoriedad del registro canino ni una policía animal. Esas autoridades pues, muy al estilo nazi, pretenden castigar a toda la comunidad por los delitos de unos pocos y hacernos creer que la ciudadanía es la fuente de sus problemas.
Las autoridades suelen definir lo que llaman el problema con los perros de la calle subrayando temas como las fecas en los espacios públicos, el rompimiento de las bolsas de basura, el peligro para la salud pública, el imaginario peligro de la sarna, las peleas por la comida, los ataques contra los transeúntes, el aseo y ornato de las calles, etc. Sin embargo, para muchos ciudadanos, el mayor problema es la situación de precariedad de los perros en situación de calle, que vivan sin los cuidados y el calor de un hogar humano y para quienes la única o mejor solución es su adopción por alguna familia humana.
Por la misma razón, y para inducir soluciones erradas, y sin el menor fundamento, insisten las autoridades en describir a los perros en situación de calle como abandonados, negándose siquiera a considerar que las evidencias indican que la mayoría de ellos son simplemente perdidos. El énfasis en que se trata de perros abandonados tiene por propósito culpabilizar a la población y ofrecer soluciones autoritarias, entre las cuales el sacrificio, justificado por el mezquino razonamiento de que la comunidad no puede encargarse de la irresponsabilidad de otros. Si entendieran que se trata de perros perdidos, es evidente que las soluciones serían enteramente diferentes.
El hecho de que esos perros de la calle terminen en su gran mayoría adoptados en refugios familiares, y que otros, que no han podido ser adoptados, sean alimentados y cuidados en la calle por las madrinas de barrio -las viejas locas, las organizaciones de base, las agrupaciones franciscana- es una demostración formidable de que es escandalosamente injusto acusar a la ciudadanía de ser irresponsable. Irresponsables son las autoridades que creen que la solución es matar a los chuchos de la calle, o someterlos a otras violencias, en lugar de ayudar a esos grupos ciudadanos y atacar las causas del abandono, o buscar la manera de facilitar el rencuentro familiar.
Peor aun, estos cruzados de la tenencia responsable hacen todo lo posible por aniquilar el espíritu de piedad que anima a los ciudadanos y les incitan y quisieran obligarles a tratar a los animales de las maneras incluso criminalmente más irresponsables, prohibiendo so pena de multas que se los alimente o cuide en la calle, o que se les construya casetas para que sobrevivan las estaciones frías. Estas violencias se encuentran en numerosas ordenanzas en las que como si tal cosa se llama a los vecinos a dejar morir de hambre a los chuchos de la calle, o de enfermedad, o simplemente de abandono. Y estas son las mismas autoridades que dicen que hay que tratar a las mascotas con cariño y respeto.
En Chile hay decenas de miles de refugios caninos familiares con cientos de miles de chuchos adoptados que vivían previamente en la calle. Sin estos refugios, el problema de los perros en la calle sería inimaginable. Yo creo que hay pocos pueblos en el mundo donde se trate a los perros con más piedad y cariño que Chile, donde las amenazas de las autoridades, sobre todos de las edilicias, no han logrado nunca impedir ni frenar este movimiento ciudadano. Debido a la enorme presión ciudadana, ningún partido, ningún político, se atrevería hoy en día, salvo casos aberrantes (que los hay, como el senador Ruiz Esquide), a proponer abiertamente que los perros de la calle sean exterminados. La ciudadanía ha dejado en claro que no tolerará que se mate a las mascotas. Y decenas de miles de ciudadanos, en todas y cada una de las manzanas y calles del país, más responsables que todos los alcaldes y funcionarios y autoridades juntas, salen a calle todos los días del año sea a adoptar a los chuchos perdidos para cuidar de ellos en sus casas o alimentar y cuidar a los que no pueden ser absorbidos.
¿Tenencia responsable? Las autoridades tienen mucho que aprender.

[En la foto, funcionarios de la municipalidad de San Joaquín meten a una bolsa de plástico a un perro que acaban de matar por orden de su alcalde, Sergio Echeverría. El alcalde es responsable del sacrificio ilegal de decenas de perros. En ocasiones sus funcionarios han incluso entrado en casas particulares a sustraer perros para su ejecución.]
lísperguer

[Foto viene del blog Cuba Out.]

Texto extraído del blog: PERROS

El abandono de una mascota es condenarla a muerte

27 Dic

Cuando un perro o gato es abandonado por su irresponsable familia, es decir, expulsado del lugar al que creyó pertenecer, rechazado por aquellos a los que amo y a los que ofreció su lealtad de forma incondicional, ocurre algo tremendamente injusto y cruel: ES CONDENADO A MUERTE.

Paga con su vida la irresponsabilidad de quienes lo abandonaron. En las perreras municipales se sacrifica a los animales abandonados diez días después de su recogida. ¿PORQUE SE CASTIGA A LA VÍCTIMA? ¿PORQUE LOS AYUNTAMIENTOS GASTAN NUESTRO DINERO EN FINANCIAR PERRERAS MUNICIPALES QUE SACRIFICAN A LOS ANIMALES QUE HAN SIDO ABANDONADOS?

Desde un análisis ético y práctico, es inadmisible legalizar la muerte existiendo métodos eficientes para evitar la procreación. Antes de matar, es conveniente evitar que nazcan. Es la prevención por medio de la esterilización.

En realidad la muerte sólo actúa sobre las consecuencias del problema pero no sobre las causas. La matanza ofrece sólo una solución aritmética al problema que hay con el abandono de los animales: cada animal sacrificado reduce sólo en un ejemplar la población. Pero un perro o un gato se reproducen geométricamente.
De este modo, mientras por un lado se mata a los animales abandonados, el conjunto de la población animal (con o sin dueño), continúa aumentando geométricamente. Y por eso, cuando la “eutanasia” es el método adoptado para controlar la población animal, resulta una carrera inútil: la muerte avanza a marchas forzadas, el sacrificio de tanta vida es innecesario.

Aquellos municipios que han adoptado el sacrificio como método de control poblacional, no solo han visto aumentar año a año la cantidad de animales abandonados sino también el presupuesto destinado a “resolver” el problema. Debemos administrar con racionalidad los fondos públicos. Es labor de todos encontrar soluciones efectivas y alternativas al sacrificio para optar a ser una Sociedad progresista que trate a sus animales de la forma que merecen.

Perros militares con Estrés

6 Dic

[San Antonio, Texas, Estados Unidos] [Los perros de la guerra pueden sufrir síntomas que algunos expertos llaman trastorno de estrés post-traumático canino: miedo a los ruidos fuertes, a los tiroteos, a los soldados. También lo deben sufrir los perros policiales y otros animales, como caballos, usados en procedimientos policiales. Este uso perverso de los animales choca con la sensibilidad contemporánea.]

[James Dao] La llamada la recibieron los especialistas de la conducta aquí de un doctor en Afganistán. Su paciente acababa de sobrevivir un tiroteo y ahora se escondía debajo de un catre y se negaba a salir de ahí.
Aparentemente ni siquiera los juguetes de chupar han ayudado.
Trastorno de estrés post-traumático, pensó el doctor Walter F. Burghardt Jr., jefe de medicina de la conducta en el Hospital de Perros Militares Daniel E. Holland en la Base de la Fuerza Aérea de Lackland. Específicamente, trastorno de estrés post-traumático canino.
Si alguien necesitaba evidencias del papel jugado por los perros de la guerra en el frente de batalla en estos días, aquí está lo último: las tropas cuadrúpedas y de nariz húmeda adiestradas para detectar minas, seguir a combatientes enemigos y limpiar edificios están sufriendo las mismas fatigas nerviosas de combate que sus contrapartes humanas.
Según algunos cálculos, más del cinco por ciento de los aproximadamente 650 perros militares desplegados por las fuerzas de combate estadounidenses, muestran síntomas de TEPT canino. De estos, cerca de la mitad serán probablemente retirados del servicio, dijo Burghardt.
Aunque los veterinarios hace tiempo han diagnosticado problemas de conducta en animales, el concepto de TEPT canino sólo tiene dieciocho meses de edad y todavía está siendo debatido. Pero se ha hecho popular entre veterinarios militares, que han estado viendo síntomas de conductas difíciles entre perros expuestos a explosiones, balaceras y otras formas de violencia relacionadas con situaciones de combate en Iraq y Afganistán.
Como los humanos con un trastorno análogo, perros diferentes muestran síntomas diferentes. Algunos devienen hiper-vigilantes. Otros evitan los edificios o áreas de trabajo donde previamente se habían sentido a gusto. Algunos sufren agudos cambios en temperamento, mostrándose inusualmente agresivos con sus adiestradores, o posesivos o tímidos. Más importantemente, muchos dejan de hacer las tareas para las que fueron adiestrados.

“Si el perro ha sido adiestrado para detectar explosivos improvisados y parece que funciona, pero en realidad no funciona, no es sólo el perro el que está corriendo riesgos”, dijo Burghardt. “También está en juego un tema de salud humana”.
Que los militares se están interesando seriamente en el TEPT canino subraya la importancia de los perros de trabajo en las guerras actuales. Utilizados en el pasado fundamentalmente como centinelas peludos, los perros militares -la mayoría son pastores alemanes, seguidos de Malinois belgas y perros cobradores (Labradores)- se han extendido en una amplia gama de tareas especializadas.

Son considerados ampliamente como las armas más efectivas para detectar artefactos explosivos improvisados, usados frecuentemente en Afganistán. Fabricados normalmente con fertilizantes y químicos, casi sin metal, esas bombas enterradas pueden ser casi imposibles de encontrar con instrumentos de limpieza de minas normales. En los últimos tres años, los artefactos explosivos improvisados han sido la principal causa de bajas en Afganistán.
El Cuerpo de Infantería de Marina también empezó a usar perros adiestrados para rastrear a combatientes talibanes y fabricantes de bombas. Y comandos de Operaciones Especiales adiestran a sus propios perros para acompañar a los equipos de elite en misiones secretas como el allanamiento de los Navy Seals en el que fue asesinado Osama bin Laden en Pakistán. En todas las ramas de las fuerzas militares, desde 2005 han muerto más de cincuenta perros militares.
El número de perros trabajadores en servicio activo ha aumentado de mil ochocientos a dos mil setecientos en 2001, y la escuela de adiestramiento instalada aquí en Lackland está preparando cerca de quinientos perros al año. Lo mismo ocurre con el Hospital Holland, la versión canina del Centro Médico del Ejército Walter Reed del Pentágono.
Burghardt, 59, un larguirucho coronel jubilado de la Fuerza Aérea, rara vez ve a sus pacientes de TEPT canino en persona. Las consultas con veterinarios en el terreno se hacen generalmente por teléfono, e-mail o Skype e incluyen a menudo documentación en video.
En una serie de videos que Burghardt utiliza para entrenar a veterinarios para que puedan detectar el TEPT canino, un pastor ladra descontroladamente cuando oye el sonido de armas de fuego que antes toleraba en silencio. Otro puede ser visto inspeccionando confiadamente el interior de coches, pero luego rehúsa subir a un bus o entrar a un edificio. Otro está sentado, desganado, junto a un muro de defensa, y luego, después de finalmente responder a los pedidos de su entrenador, huye corriendo de un grupo de soldados afganos.
En cada caso, teoriza Burghardt, los perros estaban utilizando un objeto, un vehículo o una persona como una ‘clave’ para la violencia que habían presenciado. “Si quieres poner ideas de perro en sus cabezas”, dijo, “el perro está pensando: cuando veo a este tipo de individuos, las cosas explotan y yo me siento mal”.

El tratamiento puede ser difícil. Como el paciente no puede explicar qué es lo que siente, los veterinarios y adiestradores deben hacer conjeturas informadas sobre los eventos traumatizantes. La cura puede ser tan simple como no enviar al perro en misiones de patrullaje y hacerle hacer montones de ejercicios, jugar y hacerle adiestramiento en obediencia.
Los casos más serios recibirán lo que Burghardt llama “contra-condicionamiento en desensibilización”, que implica exponer al perro a una distancia prudente de una escena o un sonido que pudiera desencadenar una reacción -un tiro, un golpe duro o un vehículo, por ejemplo. Si el perro no reacciona, se lo recompensa, y el gatillo -”la araña en una caja de cristal”, lo llama Burghardt- es acercado poco a poco.
Gina, una pastora con TPET que fue el tópico de varios artículos periodísticos el año pasado, fue tratada con éxito para su desensibilización y ya puede volver a ser desplegada, contó la sargento Amanda Callaahan, portavoz de la Base de la Fuerza Aérea Peterson, en Colorado.
Algunos perros están también siendo tratados con los mismos medicamentos utilizados para combatir los ataques de pánico en humanos. Burghardt dice que los medicamentos son particularmente efectivos cuando son administrados poco después de los eventos traumatizantes. El Labrador retriever que se escondía debajo de un catre después de los tiroteos, por ejemplo, fue tratado con Xanax, una droga contra la ansiedad, y a los pocos días volvió a su trabajo.
Los perros que no se recuperan con rapidez, son devueltos a sus bases en casa para tratamientos más prolongados. Pero si continúan mostrando síntomas después de tres meses, normalmente son retirados o trasladados a otras tareas, dijo Burghardt.
Como es el caso con los humanos, hay un activo debate sobre el tratamiento, con pocas investigaciones que orienten a los veterinarios. Lee Charles Kelley, un adiestrador de perros que lleva un blog para Psychology Today llamado ‘My Puppy, My Self’, dice que los medicamentos deben ser usados sólo como una solución provisional. “Ni siquiera sabemos cómo funcionan en la gente”, dijo.
En el mundo de los perros civiles, un creciente número de especialistas en conducta animal parecen respaldar el concepto del TPET canino, diciendo que también afecta a las mascotas de familia que sufren accidentes de coche e incluso eventos menos traumáticos.
El doctor Nicholas H. Dodman, director de la clínica de conducta animal de la Facultad de Medicina Veterinaria Cummings de la Universidad de Tuft, dijo que había escrito sobre, y tratado a perros con síntomas similares a los del TPET durante años, pero no lo llamó así sino últimamente. Interrogado sobre si el trastorno puede ser curado, Dodman dijo que no era probable.
“Es más un asunto de control”, dijo. “Los perros no olvidan nunca”.

Artículo extraído del blog Perros, 4 de diciembre de 2011,1 de diciembre de 2011,©new york times,cc traducción c. lísperguer.

Deposita al Banco de la MUERTE: ASPCA, HSUS, PETA y “Best Friends”

20 Nov
Al acusar a la ASPCA, HSUS, PETA o incluso  a “Best Friends” de perjudicar a los  animales y la causa, de haber traicionado a las mascotas que ellos se habian
comprometido a proteger, siempre existe alguien que responde afirmando que no deben ser criticados porque ellos hacen “Lo mejor para los animales.”
El argumento de que debemos pasar por alto todas las cosas mal hechas por organismos presuntamente humanos, porque ellos tambien hacen cosas buenas,  es preocupante. En efecto, ellos están diciendo que, “HSUS / ASPCA / PETA / Best Friends hacen tanto bien, que deben tener carta blanca para hacer cosas terribles,  hacer la vida irreversible y poner fin a las cosas, también.”
Incluso si fuera cierto el argumento de que los grupos  hacen “muchas cosas buenas” para los animales, esto no les da derecho a imprimir un cheque en blanco para pedir la muerte de cachorros de dos semanas de edad o de rechazar un proyecto de ley que habría terminado la cruel y dolorosa, cámara de gas como HSUS lo hizo. Ni les da derecho a  pelear  contra la legislación progresista que habría salvado 25.000 vidas animales al año, que tenía  grupos de rescate listos, dispuestos y capaces de salvar a todas las masctas; pero Best Friends lo hizo. Ni les da derecho a enviar a los gatitos directamente a la muerte, solo porque tienen un resfriado, como la ASPCA lo hizo, o matar a perros como Oreo y Max que tenía un lugar para ir. Ni les da derecho a buscar y matar 2.000 animales  al año como PETA lo hace.

Y sin embargo, este es el argumento los apologistas estan usando a favor de aquellos organismos. Por otra parte, el paradigma de la muerte permanecerá siempre y cuando le damos esa legitimidad. Así que, mis preguntas frente a estos argumentos son:

¿Cuántas muertes son aceptables para usted?
¿Cuántas muertes está dispuesto a permitir antes de trazar una línea?

¡Yo empiezo!: cero. Primero, ninguna muerte.
Texto traducido
Autor: Nathan Winograd

La verdad sobre la ASPCA.

14 Nov

En memoria de Oreo. Fallecido: 13 de noviembre de 2009.

Hace dos años en Nueva York, una perrita  de tan sólo un año, llamada Oreo, fue arrojada intencionalmente fuera de la azotea del sexto piso de un edificio en Brooklyn, por su amo abusador. Oreo sufrió  de fracturas en sus dos piernas  y una ruptura en su costilla. Además, Oreo también presentó signos de haber sido golpeada en el pasado, agregando que varios vecinos del edificio, declararon haber escuchado sonidos de que el perro  era golpeado. La ASPCA acogió al cachorro, cuido de su salud hasta su recuperación y detuvo al agresor. También lo llamaron  “el perro del milagro”.

Pero, el milagro fue de corta duración. De acuerdo con la ASPCA, cuando Oreo se recuperó de sus heridas, empezó a mostrar agresión. Después de una serie de pruebas de temperamento (que fueron grabadas en vídeo, pero que se niegan a hacer públicas), la ASPCA tomó la decisión de matarlo. The New York Times reportó la historia el día antes de la ejecución prevista de Oreo. Un refugio en Nueva York ofreció tomar a Oreo, explicando que tenían experiencia en rehabilitación de perros considerados agresivos y que ofrecían sus cuidados de por vida, incluyendo actividades de socialización y paseos si la rehabilitación no tuviera éxito.

Fueron ignorados, colgaron y mintieron. Y la ASPCA-conocida por haber recaudado millones de dólares a costa de Oreo- en cambio, optó por matar a la cachorrita. Hace dos años, hoy en día, Oreo murió, fue asesinada. No por el abusador del cuál fue víctima,  sino por una sobredosis del veneno de una botella marcada como “Fatal-Plus”, a manos de un burócrata refugio, y por orden del presidente de ASPCA Ed Sayres .

Tras el furor que se desató por la muerte de Oreo, legisladores de Nueva York Estado presentaron un proyecto de ley para evitar que los animales fueran asesinados por los refugios cuando existen alternativas que salvan vidas, ofrecidas por los grupos de rescate.

“Como propietario de un perro y un padre de crianza, de un grupo de rescate de animales, se me rompió el corazón al saber Oreo había muerto. Cuando hay una organización humana de voluntarios  con experiencia en casos difíciles, un refugio debe trabajar con ellos en la mayor medida posible “, dijo uno de los patrocinadores legislativos. “Tengo la esperanza de que la Ley Oreo asegurará que ningún animal esté condenado a muerte cuando haya una alternativa responsable.” (Unas semanas más tarde, y a pesar del escándalo que estalló por la muerte Oreo, Ed Sayres lo hizo de nuevo, matando a un perro llamado Max, a quien un grupo de rescate se había ofrecido a adoptar.

Durante mucho tiempo, los que dirigen nuestros refugios animales, organismos financiados por las donaciones filantrópicas y de dinero de los impuestos -de un público estadounidense amante de los animales -se han negado a reflejar nuestros valores progresistas. Durante demasiado tiempo, han asumido el poder y autoridad para actuar independientemente de la opinión pública, y la voluntad de las personas que han confiado en ellos para hacer su trabajo con compasión, dedicación e integridad. En este momento, al traicionar la confianza una y otra vez, han demostrado que, en ellos no se puede confiar, y que debemos comenzar a regular, de la misma manera que regulan otros organismos que tienen el poder de vida o muerte: mediante la eliminación de la facultad discrecional, que han tenido durante largos tiempos y que les ha permitido frustrar la voluntad del público y matar a los animales que deben ser acogidos.

Lamentablemente, no podemos traer de vuelta Oreo y darle la segunda oportunidad que la ASPCA le negó. Y siempre recordaremos su asesinato a manos de aquellos que se suponía, lo protegerían de un daño mayor, entre muchas cosas un dolor trágico y desgarrador, el principal de ellos. Nada puede alterar ese cálculo. Sin embargo, podemos disminuir la inutilidad de la muerte de Oreo, si aprendemos de ella, y cambiamos nuestra sociedad, de tal manera que evitemos que  una traición como esta, vuelva a suceder.

Mientras Oreo, es el más famoso de todos los animales muertos en el Estado de Nueva York, a pesar de haber contado con una alternativa de rescate. Por desgracia, ni ella, ni Max, son las únicas víctimas. Los Refugios estatales de Nueva York, rutinariamente se alejan de los grupos de rescate y luego dan vuelta y matan a los gatitos y gatos, cachorros, perros, conejos y otros animales que  los grupos de rescate se ofrecen a adoptar. Una encuesta ralizada a nivel estatal de los grupos de rescate, arrojó  que el 72% de los grupos de rescate informaron que se les niega el acceso a los animales, y el 71% informó que los refugios se dieron la vuelta y mataron a los animales en su lugar.

Hoy en día, estamos tratando de traer cordura a la política de Refugios en el Estado de Nueva York, por la aprobación de leyes para hacer de este ilícito. Sin embargo, la ASPCA se compromete a no dejar que eso ocurra. Para defender su posición, Ed Sayre acusó a los grupos de rescate de ser acaparadores y peleadores  enmascarados de perros. Y para legitimar esa posición, él reclutó a Francisco Bautista de Best Friends, Jane Hoffman, de Mayor’s Alliance, y refugios de muerte del Estado de Nueva York,  a repetir esas afirmaciones. Y lo consiguieron. Como su homónimo, la Ley Oreo fue asesinada por la ASPCA. Y el número de muertos ha sido impensable.

Desde que la ASPCA consiguió derrotar a la Ley Oreo, 35.607 animales que  los grupos de rescate estaban dispuestos a salvar, han sido asesinados en su lugar. No es fácil de conceptualizar 35.000 animales muertos. Pero si usted está manejando por la carretera y cada uno de esos cuerpos se alinea a lo largo de un extremo al otro, ese camino monumental de cadáveres se extienden a unos 10 kilómetros de largo. Dicho de otra manera, se podría llenar casi todos los asientos en el Fenway Park de Boston.

Artículo traducido.

Texto Original: Nathan Winograd, 13 de Noviembre de 2011.