El método de Capturar-Esterilizar-Soltar “C.E.S” es el único efectivo

6 Ene

Quizás la discusión más significativa a favor de capturar-esterilizar-soltar es que no solamente tiene éxito en controlar las poblaciones callejeras cuando se ejecuta correctamente, sino que ¡es el único método conocido que ha dado resultado!

El enfoque tradicional ha sido “capturar-matar”, generalmente la captura se realiza por el control de animales, y después, invariablemente, es aplicada la eutanasia. Generalmente, el número de gatos callejeros fuera de control en la mayoría de las regiones, debe ser testimonio suficiente para hablar del fracaso de ese método.

Las razones por las que el método capturar-matar falla casi siempre a largo plazo son bastante claras.
Primero, como descubrirán quienes se hagan miembros activos de C.E.S., no es fácil capturar
todos los gatos de una colonia callejera. Si hay una gran cantidad de gatos, puede tomar varios días y mucha persistencia. Las agencias de control de animales raramente tienen recursos para sostener esta clase de esfuerzo. En su lugar, lo que sucede normalmente es que los funcionarios del control de animales sitúan algunas trampas, atrapan algunos gatos y hacen una reducción temporal de la colonia. En ese momento la naturaleza toma venganza.

Las colonias de gatos callejeros crecen hasta el número de gatos que las fuentes de alimento pueden sostener. Una vez que la colonia queda reducida, los gatos restantes crían más, hasta llegar nuevamente al techo impuesto por la fuente limitada de alimento, y el decrecimiento temporal de la población desaparece.

Incluso, en la suposición de que todos los gatos de una colonia se capturen y eliminen, a largo plazo no desaparecería la población. Esto es debido al “efecto de vacío”, observado en primer lugar por Roger Tabor en sus estudios de los gatos callejeros en Londres (La vida salvaje del gato doméstico). Ninguna colonia es una isla, sino que está rodeada por otros grupos de gatos callejeros en territorios colindantes. Si se quita una colonia de gatos, pero permanecen las fuentes de alimento, los gatos de territorios vecinos se moverán hacia allí y comenzará de nuevo el ciclo de reproducción. Normalmente, esos gatos no aparecerían en la colonia de que hablamos, si ésta estuviera ocupada por suficientes gatos.
Se pudiera preguntar: ¿por qué no eliminar entonces las fuentes de alimento junto a los gatos y no evitar el patrón descrito? Es más fácil decirlo que hacerlo. La fuente de alimento puede ser la basura diaria de un restaurante o buffet, o la basura dejada en la puerta para que se recoja, o las latas de conserva que los amantes de los gatos continuamente les llevan. Intentar controlar todo esto para eliminar el alimento disponible es difícilmente una alternativa práctica.
Este último punto toca una razón por la que es casi imposible suprimir los gatos callejeros de un área: sus cuidadores.

Los cuidadores de gatos callejeros son una casta devota que hará a menudo lo que esté a su alcance para alimentar y proteger a sus tutelados, incluyendo violar prohibiciones de alimentación, violar la propiedad privada, e interferir con los esfuerzos de captura de las agencias de control de animales. El enfoque capturar-matar, convierte a estos amantes de los gatos en enemigos. El C.E.S., por otra parte, los moviliza en una gran fuerza para el control de la población.
En el otro extremo del espectro de las alternativas (al C.E.S.) fracasadas, está el modelo de rescate, que considera a los gatos como animales esencialmente domésticos, que pertenecen a hogares humanos, donde deben ser colocados. Esta visión pudo haber sido posible, contemporáneamente, en áreas donde había solamente algunos gatos perdidos, la mayoría abandonados recientemente. Ahora, cuando el número de gatos callejeros se cuenta por millones en muchos países, no tiene sentido. Cuando los gatos callejeros llegan a adultos son muy difíciles de domesticar, y de todos modos no hay suficientes hogares disponibles para todos ellos. Gran cantidad de gatos domésticos está muriendo ahora en los refugios por falta de espacio. ¿Por qué sacar a los gatos de las calles cuando pueden ser
mantenidos allí, de una manera más apropiada a su naturaleza?

Otro método adoptado a menudo en situaciones particulares es intentar hacer que huyan privándolos de alimento. La creencia es que los gatos buscarán otra fuente de alimento. De hecho, privar a los gatos del alimento tiene a menudo el efecto opuesto -justamente se acercan más. Los gatos son extremadamente territoriales, y su naturaleza les impide vagar. Más bien que ir a buscar alimento a otra parte, invadirán más aún las casas dentro de su territorio en la búsqueda de sustento. Privar a los gatos de alimento es también obviamente cruel, pues puede resultar en la muerte por inanición.

 

El C.E.S. tiene la ventaja de ser compasivo porque respeta a los gatos el derecho de vivir y les provee una calidad de vida tan alta como sea posible, según las circunstancias. Es también eficaz para disminuir el nivel de la población, tanto en colonias particulares como en comunidades enteras. Otros métodos no solamente cuestan más; sino que no funcionan.
El C.E.S. es claramente el futuro cuando se trata de educar en el cuidado de gatos callejeros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: