¿Qué es la verdadera Eutanasia?

21 Dic

Acabo de recibir una llamada de una amante de los perros en todo el país. Ella tiene un perro de 16 años de edad, que tiene un daño en los nervios y perdió la  capacidad para utilizar sus patas traseras. Durante el último año, el perrito caminaba con una silla de ruedas, pero ya no tiene la fuerza. Ella no puede salir de casa durante largos períodos debido a que el perro no se puede dejar solo. Ella no ha ido de vacaciones en años. Cada dos semanas, el cachorro tiene problemas  y ella  tiene que ayudarle a defecar, una prueba que la mantiene despierta toda la noche con él y le hace gritar (gritar?)  del dolor. Pero casi todos los días, simplemente se va. Sonando avergonzada, me dijo que su casa huele a pis. … Pero él tiene un buen apetito, tiene más días buenos que malos, y está realmente entusiasmado y contento de verla. Él todavía tiene la chispa. Pero el día en que él ya no pueda venir. El día en que tenga un montón de horas malas. El día en que ya no encuentre consuelo en su mirada o una caricia. ¿Es cuando se sabe a ciencia cierta si es el momento, me preguntó?

A esta pregunta no sé si  tendré una respuesta. Y como ella me contó su historia, yo le conté la mía.

Este ensayo apareció por primera vez en Diferencias irreconciliables: La batalla por el corazón y alma de Refugios de Animales de Estados Unidos .

Para obtener más información y / o comprar una copia, haga clic aquí .

Dos miembros de nuestra familia murieron este año de cáncer. Hemos perdido a nuestra gata, Gina, por un carcinoma de células escamosas en la piel. Y mi esposa perdió a su tío Steve, debido a un cáncer de pulmón. Ambos estuvieron rodeados por personas comprometidas a reducir al mínimo cualquier dolor o molestia durante las últimas semanas de su vida. Ambos estuvieron rodeados por la gente que  amaban y que los amaba, cuando murieron. Pero, sus muertes no podrían haber sido más diferentes. Nosotros aplicamos la “eutanasia” a  Gina.  A Steve se le dejó morir de forma natural. Y esta diferencia ha planteado importantes cuestiones éticas, que estoy tratando de resolver.

En el pasado, nunca he tenido un dilema ético con la eutanasia para el  final de la vida de mis compañeros animales irremediablemente en sufrimiento. Nunca tomé rápidamente esta decisión, siempre he esperado hasta el último momento  para determinar el uso de “eutanasia”, para evitar que mis animales de compañía, experimenten  lo que espero, son sólo las últimas horas o, a lo sumo, uno o dos días de sufrimiento antes de morir de forma natural. ¿Creen que es aceptable matar a un animal en el momento de un diagnóstico grave o cuando la muerte no es inminente?, la pregunta se encuentra abierta en las etapas finales de una enfermedad terminal, cuando el animal sufre profundamente. Sólo en estas circunstancias he creído en la moralidad de tal decisión. En otras palabras, sólo cuando he tenido la certeza de que la muerte es inminente, realmente he optado por  la “eutanasia” , para no herir  a mis animales en sus  últimos momentos, en el doloroso cierre de sus órganos.Y en mi defensa a una nación  No Kill , he dicho muchas veces que nuestro objetivo en el refugio es llevar a la “eutanasia” de nuevo, a la definición del diccionario: “el acto o la práctica de matar o permitir la muerte de personas desesperadamente enfermas o heridas en una  relativa manera sin dolor, por razones de piedad . “He tendido a centrarme en la primera parte:”.. el acto de matar “, en contraposición a la segunda,” permitir la muerte “, pero el vivo contraste entre las muertes de dos miembros de mi familia, a causa de la misma enfermedad simultáneamente, ha  agudizado este problema para mí.Eso no quiere decir que yo sea el segundo en  adivinar los objetivos del movimiento No Kill en este momento en la historia.

Hoy, el movimiento  No Kill  trata de salvar a todos los animales sanos y tratables, incluyendo  a los gatos callejeros. Juntos, constituyen aproximadamente el 95 por ciento del ingreso a los refugios en los Estados Unidos. Pero, el hecho de que los otros estén  enfermos sin esperanza, irremediablemente en sufrimiento, o perros rabiosos,  no significa que su muerte no es éticamente problemática. A decir verdad, algunas de ellas, en el pequeño porcentaje restante, no están sufriendo, por lo que su muerte plantea una serie de cuestiones éticas. Algunos de estos animales viven sin dolor, y puede seguir haciéndolo, al menos por un tiempo.

Texto traducido

Autor: Nathan Winograd

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: